¿Por qué una silla de oficina económica puede salir cara?

Cuando se toma la decisión de comprar inmuebles para oficina, los costos de las sillas suman un monto importante a la cotización. Al evaluar las opciones de sillas disponibles, muchos gerentes terminan eligiendo la más económica, lo que implica que a la larga, los gastos sean más altos.

Poco influye el diseño en el precio de una silla, contrario a su mecanismo y calidad, que son recursos determinantes para definir su verdadero valor; una silla barata estará estructurada sobre mecanismos de baja calidad y no contará con la ergonomía necesaria para adaptarse correctamente  al cuerpo del usuario.

Adicional, si decidimos comprar una silla de baja calidad, la garantía oscilará alrededor de un año, mientras que una silla de nivel intermedio, tendrá tres años de garantía por un costo que no alcanzará a ser tres veces más alto.

Las probabilidades apuntan a que la vida útil de una silla intermedia con garantía de tres años, será de cinco en realidad; mientras que la silla con un año de garantía, muy probablemente dure año y medio, eso sí, cabe resaltar que el factor duración no se refiere al estado de la silla. Al cabo de estos periodos, puede que la silla sea usable, pero su espuma tendrá baja densidad y generará una sensación de incomodidad en el usuario, a su vez, sus mecanismos probablemente comenzarán a sonar, se ajustarán de manera incorrecta o fallarán completamente.

Entonces, si una silla económica cuesta el 60 % de lo que cuesta una silla de nivel intermedio y cuenta con un tiempo de garantía más amplio, realmente el costo de la silla económica resultará, al menos, 80 % más costosa en el tiempo.

Otro aspecto que afecta el precio de la silla es la funcionalidad. En una silla económica, la funcionalidad será muy baja, ya que muy probablemente, solo pueda subir y bajar, no cuente con brazos, y si los tiene, serán estáticos.

En la actualidad, es tan recurrente el uso de brazos graduables que incluso, son impuestos como obligatorios por las ARL’s para optimizar la posición corporal, evitar sensación de incomodidad, dolor y problemas de articulaciones en los empleados. Aspectos como el apoyo lumbar, ajuste de altura del respaldo y ajuste de la profundidad del asiento, son algunas funcionalidades extra de una silla de nivel intermedio, que aunque no estén catalogadas como mandatorias, marcan la diferencia en la comodidad y productividad de los colaboradores de las compañías.

Como conclusión, las sillas más económicas resultan más costosas con el paso del tiempo por la necesidad de cambiarlas rápidamente y los efectos perjudiciales que tienen en la comodidad y salud de los colaboradores de la oficina por la ausencia del factor ergonomía.

Por todas estas razones, en AVS puedes encontrar sillas de excelente calidad, alto nivel ergonómico y precios justos. Llámanos y deja que uno de nuestros expertos asesore tu compra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *